Prolegómenos para una interpretación epistemológica del estándar de prueba en el proceso penal

Esta obra, pretende plantear unos prolegómenos encaminados a fundamentar una propuesta alternativa de lectura del “conocimiento más allá de duda razonable”, previsto en el Código de Procedimiento Penal colombiano (artículos 7, inciso 4º y 372), desde conceptos tomados de la epistemología, y que han servido para fundamentar algunos parámetros de valoración racional de la prueba. Para tal propósito, se explica, en primer lugar, el contexto de la toma de decisiones judiciales, y las etapas principales que recorre la actividad probatoria, para llegar, finalmente, a la fase de valoración, en la que resulta clave, a partir de la teoría de la probabilidad inductiva, aplicar algunos presupuestos teóricos dirigidos a que el juez adopte la decisión sobre los hechos.
Posteriormente, se hace una contextualización histórica del estándar beyond a reasonable doubt en la jurisprudencia y doctrina norteamericanas, y se explica la necesidad apremiante de aplicar criterios externos al juzgador, propios de la probabilidad inductiva e intersubjetivamente controlables, con el fin de valorar las pruebas y construir un estándar que permita considerar demostrada la hipótesis de la acusación, o la razonabilidad de la duda para absolver. Se analizan las propuestas del estándar de prueba en materia penal, para, finalmente, examinar una propuesta de interpretación del criterio más allá de duda razonable, teniendo en cuenta los pronunciamientos de la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia.
Criterios como la eliminación de las hipótesis alternativas, la confirmación de las hipótesis en disputa, la convergencia de todas las pruebas y su pertinencia para la demostración de la hipótesis, resultan importantes para conjurar el riesgo de arbitrariedad en el juzgamiento penal. Han sido el producto de una larga reflexión, empezando por la obra de Michelle Taruffo, probablemente el procesalista más importante del siglo XX, porque tuvo en mente la propuesta de conceptualizar una teoría de la valoración racional de la prueba, a partir de los aportes de la probabilidad inductiva del filósofo inglés Laurence J. Cohen, y de otros juristas, quienes encaminaron sus reflexiones en ese sentido y han intentado, durante varias décadas, contribuir a la actividad judicial de valoración probatoria, mediante propuestas que no insisten en comentar la letra de los códigos procesales sobre medios de prueba -cuestión infructuosa-, sino en revisar los aportes de la epistemología contemporánea para plantear sugerencias de valoración racional, y estándares de prueba que permitan
decisiones judiciales mucho más asertivas y consistentes. La valoración de la prueba se encuentra abierta a los posibles excesos de la subjetividad del juez, lo que, justamente, ha suscitado una preocupación histórica por identificar algún estándar idóneo para conjurar o limitar ese riesgo.
Se considera en el texto, con fundamento en la jurisprudencia penal de la Corte Suprema de Justicia, una interpretación del estándar más allá de toda duda razonable, según la cual, la hipótesis de la acusación deberá tenerse por demostrada, solamente si ha sido plenamente confirmada en pruebas legalmente solicitadas, decretadas y practicadas en el proceso, y es imposible plantear una hipótesis compatible con la inocencia del acusado, bien sea porque ésta se ha eliminado o refutado, en el transcurso del juicio con todas las garantías. Con esta postura, se considera que se racionaliza la justificación de la sentencia penal, haciéndola probablemente mucho más asertiva, rigurosa e intersubjetivamente controlable.

ISBN: 978-958-5467-69-9